Because we have had problems with spam bots, new persons wanting to edit have been temporarily suspended.

Mariano Benlliure (artículo)

Free texts and images.

Jump to: navigation, search

Mariano Benlliure
escrito por José Artal
Publicado en el « Almanaque Sud-americano para 1901 » ~ Ortografía original. ~ (¹)



La feliz inspiración de la Municipalidad de Buenos Aires, confiándole la ejecución de la alegoría de la fraternidad hispano-argentina, destinada como obsequio á S. M. la Reina Regente de España, y el fallo del Jurado internacional de Bellas Artes, reunido en París, concediéndole el premio de honor, han aumentado en 1900 la numerosa serie de triunfos conquistados por el escultor Benlliure en el transcurso de su brillante carrera artística.

Esos grandes triunfos, casi simultáneos, representan la más elocuente sanción de la universalidad del prestigio del artista, que con sus creaciones geniales seduce á los profanos, cautiva á los inteligentes y logra de la crítica los más altos juicios.

Medido el hombre por la edad — 37 años — diríase un genio prematuro, rodeado de los graves peligros que acompañan toda precocidad.

Estudiada la obra del artista, que llega á las altas cumbres de la celebridad y de la gloria, después de veinticinco años de lucha sin tregua, entusiasta, tenaz, viril, surge de sus poderosas facultades naturales cultivadas con labor y estudio, artista de cuerpo entero, que se ha labrado con el propio esfuerzo un pedestal inconmovible.

Cómo ha interpretado el genial Benlliure los sentimientos del pueblo argentino hacia España, desbordantes de gratitud ante la recepción tan cordialmente entusiasta que la Corte y el pueblo brindaron á los marinos argentinos tripulantes de la fragata Sarmiento, lo dice gallarda y elocuentemente el jarrón alegórico cuya reproducción honra las páginas de este Almanaque.

Huelga toda descripción ante la obra, pues la idea esencial y todas las secundarias que la realzan, aparecen con tal claridad interpretadas en el bronce, que hasta los menores detalles se razonan aisladamente y eslabonándolos se llega al complemento de la creación.

Respecto al último triunfo del escultor Benlliure en París, cumple decir que tres artistas españoles, maestros de la pintura, habían alcanzado ya el alto honor de la gran medalla: Rosales con su famoso cuadro El testamento de Isabel la Católica, Pradilla con su Doña Juana la Loca, y recientemente Sorolla con su Triste herencia.

El primer escultor español que la obtiene es Mariano Benlliure, y tan digna y brillantemente conquistada como lo atestigua la simple enumeración de las obras enviadas á la Exposición.

Como modelos de escultura ornamental, expuso el sepulcro de Gayarre y la gran chimenea El Infierno del Dante. Las estatuas de Trueba y de Velázquez, ambas con base monumental, llegan al mayor grado de acierto en la interpretación. Los retratos de la familia real española, del pintor Domingo, del sabio profesor Lacaze, del estadista Silvela, del duque de Denia y del torero Mazzantini — este último recordando los clásicos bustos de los emperadores romanos — son otras tantas notas personalísimas, de una fuerza de expresión tan sugestiva como la que produce el original mismo.

Completó su serie de obras en exposición, un fragmento en mármol de su grupo No le despiertes y unos estudios de toros, vaciados en bronce, que son toda una genialidad, especialmente el titulado La estocada de la tarde.

Mariano Benlliure ha conquistado medallas de oro de primera clase en Roma, Viena, Munich, Berlín, Chicago, Madrid y Valencia; gran diploma de honor en Madrid y gran medalla de honor en París.

Con anécdotas de su precocidad artística se llenarían algunos libros. Se inició en los secretos del arte en la Academia de San Carlos, de Valencia, y estudió durante muchos años en París y en Roma.

La escultura y la pintura le son igualmente familiares; sus acuarelas de escenas de toros han contribuido á acrecentar su celebridad.

Su producción abarca todos los géneros y ha llegado á todos los grandes centros donde el arte se comprende y se estima y se retribuye con esplendidez.

Son obra de Benlliure los altos relieves del gran salón del millonario Gould, de Nueva York; el friso y zócalos del salón del banquero Baüer, socio de Rothschild, en Madrid; y en todos los interiores suntuosos de las cortes de España, Italia, Austria, y en muchos de Londres y Munich, tiene Benlliure manifestaciones de su arte.

Sencillo, cariñoso, infantil hasta la ternura, originalísimo en todas sus exterioridades, vive sembrando afectos y cosechando amigos.

Pocos artistas hay tan universalmente respetados y queridos.

Un rasgo de Benlliure.

Celebróse en el palacio de los duques de Fernán-Núñez una gran fiesta de caridad, á la que asistió el rey Alfonso XII y la corte toda de España.

El duque, gran admirador de Benlliure, le invitó á la fiesta, y el Rey, al divisar á Benlliure, le llamó, porque gustaba siempre aquel desventurado monarca del trato de literatos y artistas jóvenes.

Conversaban el Rey y Benlliure cuando la duquesa de Alba se aproximó llevando una gran bandeja con tazas de chocolate, que ofrecía á cambio de una limosna.

Tomó su taza el Rey y depositó en la bandeja un billete de 500 pesetas; tomó la suya Benlliure, y metiendo mano al bolsillo sacó un billete de 1.000 pesetas y lo entregó también á la duquesa.

Observaron todos los presentes la generosidad de Benlliure, y el rey Alfonso, siempre ocurrente, le dijo: — Veo que los artistas son más generosos que los reyes. — A lo que Benlliure replicó en el acto: — Perdone Vuestra Majestad, es que no llevaba otro billete,


SemiPD-icon.png Works by this author are in the public domain in countries where the copyright term is the author's life plus 98 years or less. cs | de | en | eo | es | fr | he | pl | ru | zh
  ▲ top
Personal tools